¿’Sandbox’ regulatorio para las ‘fintech’? ¿Ya sabes qué es?

Antes de abordar esta cuestión es necesario definir los dos conceptos que forman esta ecuación:
Por un lado, el concepto ‘sandbox’ significa literalmente, caja de arena –o arenero–, es decir, el pequeño recinto donde los niños pueden jugar y experimentar en un entorno supervisado por los progenitores. Poco a poco este concepto ha ido adquiriendo nuevos significados y aplicándolo a entornos digitales hace referencia a un “campo de pruebas controlados y no desregulados para nuevos modelos de negocio que aún no están protegidos por una regulación legal vigente, supervisados por las instituciones regulatorias”.

Por otro lado, el concepto ‘fintech’ proviene de la unión de las palabras inglesas ‘finance’ y ‘technology’ y une a todas aquellos proyectos empresariales que proveen servicios financieros innovadores y se apoyan en la tecnología.