¿Qué diferencia a las empresas que triunfan de las que no lo consiguen?
Esta es la gran pregunta que se debería hacer todo emprendedor antes de iniciar su proyecto, todo inversor antes de invertir y toda corporación antes de innovar, ya que no tener controlados los riesgos y los factores que influyen en lo que vas a hacer, es la primera causa de fracaso.

El éxito no es sólo una cuestión de suerte: es una combinación de factores que hay que tener muy en cuenta desde el principio.

Conocer tu entorno

El primer factor a tener en cuenta en el camino hacia el éxito es conocer el entorno en que te mueves y estar al día de todas las tendencias e innovaciones que existan y puedan surgir y capaces de afectar a tu proyecto.

De esta manera, podrás adelantarte hiendo siempre un paso por delante de la competencia e incluso proponer cambios o mejoras que a nadie antes se le habían ocurrido que podrían cambiar totalmente la forma de hacer las cosas hasta el momento.

Buen equipo

En segundo lugar, es primordial tener un buen equipo, que no es lo mismo que un gran equipo. Rodéate de las personas necesarias e imprescindibles, personas con talento y potencial que crean en tus mismas ideas y tengan los mismos objetivos y ganas de conseguirlos. Es importante la cohesión de equipo, que cada miembro se sienta parte del proyecto y este informado de cada decisión para que se impliquen de la misma manera que tú en la obtención de resultados.

Desmárcate de la competencia

El tercer factor pero el que podríamos destacar como el más importante es desmarcarte de la competencia, hacer algo distinto, innovador, rompedor. Este es el caso de Apple, o los hermanos Wright que podréis comprender con más detalle en el siguiente vídeo.

Ofrecer lo mismo a precios distintos no es suficiente para atraer al público, la clave está en ofrecer algo diferente, y aquí ya no solo hablamos del producto o servicio que ofreces, sino en la manera de hacerlo o de comunicarlo, ahí está la clave.

Pregúntate ¿Cuál es tu propuesta de valor?

Simon Sinek tiene un modelo simple pero poderoso de liderazgo inspirador; todo se basa en un círculo de oro y la pregunta «¿por qué?» Sus ejemplos incluyen a Apple, Martin Luther King y los hermanos Wright.

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible