La inversión en startups en España: ¿dónde estamos y hacia dónde vamos?

Hasta el estallido de la pandemia del coronavirus, la inversión en startups en España se había e...

Oryon Universal | 02 junio 2020
avatar
Oryon Universal

La inversión en startups en España: ¿dónde estamos y hacia dónde vamos?

Hasta el estallido de la pandemia del coronavirus, la inversión en startups en España se había estabilizado en 1.000 millones de euros, después de una década de subidas. Glovo cerraba las rondas de inversión más grandes del año con 150 millones de euros cada una y conseguía ser el segundo unicornio de España, después de Cabify. Los sectores de ecommerce y reparto a domicilio, conocido comúnmente como delivery, se situaban muy por encima de los otros, aunque el sector fintech lideraba la cantidad de transacciones. Por fin, el sector de las startups estaba en auge y así lo comentamos desde Oryon Universal, por ejemplo con Barcelona, una de las ciudades ideales para invertir. 

Respecto a finales de 2019, otra compañía española que conseguía 78 millones de euros de inversión era Jobandtalent y, finalmente, Holaluz con 30 millones. Pese al freno que hemos visto en febrero y marzo de 2020, podríamos destacar Flywire, que elimina los límites globales del proceso de pago, que podría llegar a ser el tercer unicornio de España, después de cerrar una ronda de 120 millones de dólares, tal como comentó Business Insider.

Sectores de pasado y… ¿Futuro?

Cuando hablamos de sectores con el mayor volumen de inversión de los dos últimos años, definitivamente se trata de ecommerce, como por ejemplo con las rondas de Letgo y también de delivery, con Glovo a la cabeza. Otro sector indispensable, sin lugar a dudas, es el que conocemos como proptech, que busca aplicar las nuevas tecnologías como la realidad virtual, big data e IoT en el tradicional sector inmobiliario. Spotahome, Housfy y Clicpiso, son el ejemplo más conocido. Evidentemente no podemos olvidarnos tampoco del sector fintech, es decir, las empresas del sector financiero que emplean las nuevas tecnologías con el fin de crear nuevos productos innovadores para los usuarios, con Fintonic o Verse a la cabeza. Finalmente, un sector líder es el turismo.

No obstante, con la declaración del estado de alarma del pasado 14 de marzo, confinamiento de la población y los tiempos verdaderamente excepcionales que estamos viviendo, podemos tener algunos indicios o simplemente podemos comenzar a especular del impacto que tendrá el coronavirus en las startups. Hablamos de sectores de pasado, presente y… ¿Futuro? Evidentemente, como en todas las crisis, surgirán oportunidades para algunos, mientras que para otros sectores verán la transformación como una obligación para sobrevivir. Lo que sí tiene claro el sector inversor es que el 2020 será un año que no olvidaremos en el ámbito profesional y, más aún, en el personal, pero que se espera una recuperación temprana el 2021. Será un año de traspaso, pero con oportunidades que no podemos dejar escapar.

«Surgirán oportunidades para algunos sectores, mientras que para otros verán la transformación como una obligación para sobrevivir»

A grandes rasgos y tal como comentó Javier Megias, Startup Program Director de la Fundación Innovación Bankinter en El Referente, notaremos una «desaceleración significativa en la actividad de los inversores informales en las fases iniciales de las startups». Estaremos ante más sensibilidad en las valoraciones de las startups y procesos de toma de decisiones más largos. 

Evidentemente, como en la mayoría de las corporaciones, pymes y startups, los planes de negocios no se cumplirán y se reformularán sobre la marcha, con mayor o menor fortuna. Por este motivo los inversores e inversoras analizaran el área de retención de clientes habituales. ¿Se quedarán con nosotros o estamos ante una compañía volátil? Asimismo, el mercado recompensará aquellas empresas que tomen decisiones de manera rápida y flexible (que no quiere decir sin reflexión) y la capacidad de adaptación, que ya hemos comentado alguna vez en Oryon Universal

La crisis ha estallado justo cuando el sector atravesaba uno de sus mejores momentos. Debemos trabajar y persistir, pese a la vulnerabilidad que pueden tener ciertos proyectos al depender del capital riesgo para crecer. Y demostrar lo que hace diferente a las startups: agilidad, flexibilidad y con un ADN innovador.

«La crisis ha estallado justo cuando el sector atravesaba uno de sus mejores momentos»

Financiación pública, la asignatura pendiente

Si concretamos con más detalles, en España, en el año 2019, las startups habían levantado 1098,12 millones de euros en 205 operaciones públicas de inversión, de los cuales un 60% se trataba de inversión extranjera. Interesante leer este reportaje sobre tendencias de inversión en España que señala que los proyectos basados en tecnologías blockchain van a ser muy apetecibles para los inversores. 

España se ubica en el ‘top cinco’, por detrás de Reino Unido, Alemania y Francia, de las inversiones en startups maduras según el Informe TechScaleupSpain 2019 elaborado por Mind the Bridge y que determina que en nuestro país los proyectos tecnológicos recaudan mucho más capital de lo que el estado invierte en ellos (financiación pública): 800 millones de euros al año mientras que en otros países como Alemania, Francia y los Países Bajos aportan alrededor de 4.000 millones de euros de financiación pública o Suiza 2.000 millones de euros.A pesar de ello, en España (y Europa) hay diversas fórmulas para optar a financiación pública entre los que destacan: Enisa, Neotec (y el resto de instrumentos del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial), Horizonte, Convocatoria Emplea o Créditos ICO para Startups. Sin lugar a dudas, una opción de presente a tener en cuenta.