Los orígenes del término emprendimiento
La palabra emprendimiento es un término que proviene del francés “entrepreneur”, y deriva del vocablo latino “prenderé” que significa “acometer” e “intentar”. La palabra “entrepreneur”, por tanto, se traduce como pionero, o persona con la capacidad para hacer un esfuerzo adicional por alcanzar una meta u objetivo. Estas descripciones son las que se designan a aquellas personas innovadoras que inician una nuevo proyecto contra la adverisdad.

Partiendo de estas definiciones, podemos deducir que el emprendimiento ha existido desde los orígenes de la historia de la humanidad teniendo en cuanta que desde los inicios, el descubrimiento era una necesidad imprescindible para asegurar la supervivencia. Desde entonces, el ser humano siempre ha luchado por superarse, mejorar y evolucionar para proveer una mejor calidad de vida a próximas generaciones.

El emprendimiento por tanto, es en cierto modo lo que diferencia al hombre de los demás seres vivos ya que esa ansia de innovación y evolución es lo que ha llevado a la raza a avanzar y progresar, hecho que no ha sido de igual manera en todas las especies.

No obstante, a pesar de ser una actividad que se había aplicado desde siempre, el primero en conceptualizar el término emprendimiento fue el economista Richar Cantillón, en 1755, quien lo definió como:

“Un individuo que asume riesgos en condiciones de incertidumbre”.  

Richar Cantillón

Años más tarde, la definición del término evolucionó cuando en 1810, Jean Baptiste Say, otro economista francés, definió al emprendedor de la siguiente manera:

“Es un agente de cambio que reúne y combina los medios de producción, recursos naturales, humanos y financieros, para construir un ente productivo y encuentra el valor recibido de los productos, la recuperación del capital invertido, de los gastos que incurrió y de las utilidades que busca.”


Jean Baptiste

Actualmente, la RAE recoge la definición de la palabra ‘emprender’ como:

Acción de acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.»

RAE

Por tanto, a día de hoy se conoce como emprendedor a todo aquel que descubre, evalúa y explota oportunidades rentables, tomando en cuenta el riesgo, estando alerta a las oportunidades que puedan surgir y buscando siempre la innovación y ese es el tipo de personas que desde Oryon Universal animamos a unirse a nuestro ecosistema de innovación para poder proporcionarles los recursos necesarios para tirar adelante sus proyectos y contribuir a la evolución social.

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible