Los consejos que me hubiera gustado recibir en mi etapa de emprendedor
Nadie dijo que emprender iba a ser fácil. ¿Cuántas veces hemos oído la anterior frase? Y es que el emprendimiento es una carrera de fondo, de subidas y bajadas y sobre todo... De resistir. De algunos éxitos, pero también de muchos y muchos fracasos. O mejor dicho: aprendizajes. De seguir adelante, pese a quien le pese. Por esto motivo, en Oryon Universal nos queremos "mojar" y contar los consejos que nos hubiera gustado recibir en nuestras primeras etapas de emprendedor

Nadie dijo que emprender iba a ser fácil. ¿Cuántas veces hemos oído la anterior frase? Y es que el emprendimiento es una carrera de fondo, de subidas y bajadas y sobre todo… De resistir. De algunos éxitos, pero también de muchos y muchos fracasos. O, mejor dicho: aprendizajes. De seguir adelante, pese a quien le pese.

Por esto motivo, en Oryon Universal nos queremos «mojar» y contar los consejos que nos hubiera gustado recibir en nuestras primeras etapas de emprendedor. También contamos con miembros del ecosistema barcelonés, entre ellos Xavier Creus, CEO de Copernic, o Raúl Nuñez, Head Of Business Development de TechBuddy. Vamos a por ello:

1. Rodéate de valores

Sí, puede sonar muy típico, pero estamos hablando de humanizar el mundo del emprendedor. Desde un inicio, sacar adelante un proyecto no es fácil y es mejor que te rodees, siempre que sea posible, de profesionales que a parte de ayudarte por un motivo económico, puedan tener visión altruista. Que puedas confiar en las buenas y en las malas. Asimismo, también es importante configurar un equipo con personas que creen igual que tu en un gran proyecto común.

2. La capacidad de ecualizar, que las alegrías no te sobrepasen y los días duros no te superen

Cuando emprendes vivirás situaciones de todo tipo y lo mejor es aprender a relativizar. O mejor, “ecualizar”. Así lo comenta Adrian Gallardo, Business Advisor & Fundraising Strategy, que forma parte de nuestra compañía.

3. Cree en ti mismo

Rodéate de gente que te pueda aconsejar, dar su opinión y experiencia. Pero tenlo claro, tu tienes el poder de decidir. Es tu proyecto, tu idea y la última palabra la tienes siempre tú. Además, nadie más que tú conoce tu empresa, con sus debilidades y fortalezas. También es importante aprender a decir que “no” cuando toca.

“Y es que ningún novel ha ganado un nobel”, como destaca “El libro negro del emprendedor: No digas que nunca te lo advirtieron”, de Fernando Trias de Bes. Es importante creer en tu mismo y sobre todo escoger un sector en el que te sientas cómodo y tengas conocimiento.

4. La importancia de la marca personal

La mayoría de veces quedamos en un segundo plano al trabajar por un proyecto. Es hora de dar la cara, aportar tu visión. Que te conozcan. También de ser coherente con lo que dices, piensas y haces. Participa en conversaciones de Linkedin o redes sociales, aprovecha el networking y demuestra tu potencial. Tienes mucho qué decir y añadir.

5. Los ahorros

Sí, cuando empiezas un proyecto solo ves facturas y facturas y más facturas. Gastos que no preveías y pocos ingresos. Es importante poder disponer de ahorros para evitar “pequeñas sorpresas” durante los primeros meses.

6. No buscar inversores hasta tener facturación

Xavier Creus, CEO de Copernic, detalla que según su experiencia “es importante aplicar a ayudas públicas lo más temprano posible. Respecto a los inversores, recomienda no buscarlos hasta disponer de facturación, a no ser que sea tu segunda empresa”. Es importante vender un producto o servicio, pero sobre todo conseguir ciertos beneficios.

7. La gestión del día a día: maximizar el tiempo

“Lo más importante es marcar una estrategia personal que tenga resultados tangibles, y sobre todo separar lo más importante de lo más urgente”, detalla Victor Giné, CEO de Oryon Universal.

8. Encontrar el balance correcto entre el desarrollo de producto y la validación y demanda de mercado

Según los últimos estudios, el 90% de los emprendedores quiere salir al mercado con el proyecto listo y con muchos recursos. Y a lo mejor, tu producto no despierta del todo el interés que pensabas en los usuarios. Siempre es mejor hacer un MVP (Mínimo Producto Variable) y testear.

Para Raúl Nuñez, Head Of Business Development de TechBuddy, es muy importante lo que denominamos “enfoque a ventas”, para seguir corriendo. Es decir encontrar el correcto balance entre el back (desarrollo de producto) y el front (validación y demanda de mercado), que  te permitirá testear, medir y validar si vas en el camino correcto.

Nuñez también remarca la importancia de enfocarse a resultados y medir la inversión de cada acción a nivel económico, tiempo o recursos, respecto al retorno. Marca, y mucho, la diferencia.

9. Comunica

“Tu marca es lo que otros dicen de ti cuando no estás: es clave salir de tu zona de confort y explicar y comunicar lo que haces”, añade el miembro de TechBuddy. En el mundo digital en el que vivimos usar plataformas sociales permite la creación de contenido para amplificar tu mensaje y llegar a nueva audiencia. Apóyate también en agencias de comunicación y profesionales del sector de la información para un mayor eco. Te sorprenderás.

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible