La sostenibilidad empresarial, ¿Cómo hacer tu empresa sostenible?
Sostenibilidad, desarrollo sostenible o economía circular son términos que en la actualidad suenan con frecuencia y están vinculándose a ámbitos cada vez más amplios, como ahora el sector empresarial, uno de los sectores fundamentales de nuestra sociedad.

Sostenibilidad, la palabra de moda se refiere a la satisfacción de las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas, garantizando el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social. Del mismo modo, el desarrollo sostenible es aquel modo de progreso que mantiene el equilibrio entre el hoy y el mañana procurando no poner el peligro los recursos del futuro sin dejar de utilizar los necesarios para el presente. Por ese motivo, no cabe duda que el futuro debe ir en esa dirección, y que las empresas que aún no lo hayan hecho, deben empezar a girar el rumbo hacia ella.

La sostenibilidad empresarial hace referencia a la capacidad de realizar las actividades durante un tiempo prolongado, teniendo en cuenta criterios sociales, económicos y ambientales que aseguren la continuidad del negocio. Ésta debe convertirse en una prioridad para las mismas, principalmente por la responsabilidad social, económica y medioambiental que conlleva a su actividad empresarial.

Las corporaciones responsables con el entorno son mejor valoradas por los consumidores, al percibir que sus intereses no son únicamente comerciales sino que tienen un compromiso que va mucho más allá de lo material. Cada vez se valoran más los productos o servicios respetuosos con el medio ambiente y la gestión adecuada de los recursos: conciencia ecológica, productos eco, envases biodegradables

A nivel de inversión, asimismo, cada vez son más los inversores que a la hora de apostar por una empresa tienen en cuenta un doble enfoque: rentabilidad y co-responsabilidad social. Ya no se trata únicamente de obtener un buen beneficio de la inversión, también se valora que las empresas que los generan tengan este compromiso social y medioambiental. Una reciente corriente de inversión conocida como ISR (Inversión sostenible y Responsable) que sigue cogiendo protagonismo, reforzada por la cada vez más extendida conciencia social y las políticas internacionales dirigidas a frenar el cambio climático.

A continuación, ocho consejos adaptables a cualquier modelo de negocio para hacer de tu empresa una organización socialmente responsable.

GESTIÓN EFICIENTE DE LOS RESIDUOS

Ante la creciente preocupación medioambiental, las empresas se han concienciado sobre la importancia del tratamiento de los residuos, factor que se ha convertido en una de las prioridad en los países industrializados. El principal beneficio derivado de la implantación de un sistema de gestión de residuos es la reducción en la generación de los mismos durante la fabricación aprovechando la materia prima de forma más eficiente.

Por ello y por los beneficios que supone para el planeta, se debe fomentar cada vez más en el medio empresarial la filosofía de la sustentabilidad con una gestión eficiente de los residuos, la cual reside en reducir la generación y reciclar.


AHORRO DE PAPEL

En los tiempos que corren, la implementación de la digitalización en la sociedad hace que tengamos más que nunca a nuestro alcance la tecnología y todas las comodidades y beneficios que esta nos proporciona, entre ellos, el almacenamiento de datos de manera virtual y la comunicación globalizada digital.

En la actualidad, el papel no es un recurso necesario para la mayoría de actividades y es por esta misma razón que debemos empezar a ahorrarlo para disminuir su producción y ayudar al medio ambiente. Es imprescindible la detención de la tala de bosques, ya que son nuestra mayor fuente productora de oxígeno y si queremos asegurar el futuro de generaciones venideras, deberemos cuidar el planeta.



CONTROL Y DISMINUCIÓN DEL CONSUMO ENERGÉTICO

En los equipos de trabajo se deben promover ciertos hábitos para la reducción del consumo energético como por ejemplo, apagar los equipos cuando no se utilicen, ajustar la temperatura de la climatización, etc. Además, las empresas que puedan permitírselo, deberían evaluar la posibilidad de cambiar los sistemas a otros más eficientes que provoquen un menor consumo energético.

Frente al dato que revela que el 50% de la factura de electricidad en locales comerciales corresponde a la iluminación, nace la propuesta de aprovechar la luz natural, que no solo te permite reducir el consumo, sino que es beneficioso para reducir la fatiga visual de los trabajadores.


PROMOCIONAR LA EDUCACIÓN Y FORMACIÓN AMBIENTAL

Realiza en tu empresa campañas de concienciación ambiental para que los trabajadores sean conscientes del objetivo de los cambios y lo hagan por propia voluntad y solidaridad con el planeta y no por imposición por parte de sus superiores. De esta manera, ellos mismos exportarán estas mismas costumbres a su vida personal creciendo así el público con concienciación social sostenible.


PROMOVER LA UTILIZACIÓN DE MEDIOS DE TRANSPORTE SOSTENIBLES

El teletrabajo, que en los últimos meses ha demostrado ser eficiente en gran parte de las empresas, debería aprovecharse debidamente limitando la movilidad de los trabajadores evitando siempre que sea posible que recorran distancias kilométricas para la realización de las mismas actividades que pueden llevar a cabo sin tener que usar ningún tipo de transporte.

En caso de que la empresa requiera el desplazamiento del trabajador, debería fomentar la utilización del transporte público ofreciendo ayudas a los trabajadores a la hora de acceder a su lugar de trabajo y promoviendo el transporte colectivo, el uso de la bicicleta o los desplazamientos a pie.  Además, también deberia cuidarse la contratación de proveedores con compromiso ambiental eligiendo de forma prioritaria proveedores locales o de proximidad.


APROVECHAR LOS RECURSOS CERCANOS

El mercado hoy día está muy globalizado, por eso resulta esencial aprovechar las ventajas de nuestro entorno. Para ello, es importante conocer el territorio en el que se mueve cada corporación para poder ahorrar costes de transporte recurriendo a proveedores de la zona en lugar de mantener relaciones comerciales con empresas extranjeras. Esta acción además de favorecer la economia local, reduce el daño medioambiental.


APLICACIÓN DEL ECODISEÑO

Para aquellos que no lo conozcan, el ecodiseño se basa en el diseño con materiales sostenibles, permite que los bienes de la economía circular terminen su vida útil en condiciones de adoptar nuevas funciones. Consiste en incorporar criterios ambientales en la fase de concepción y desarrollo de cada producto (bien o servicio), tratando de tomar medidas preventivas con el objetivo de disminuir los impactos ambientales en las diferentes fases de su ciclo de vida, desde la producción hasta la eliminación del mismo. Promover la utilización de materiales procedentes de fuentes renovables, con bajo consumo energético, etc.


COLABORAR CON ACCIONES SOCIALES

Colabora con entidades que promuevan acciones con un beneficio socio-ambiental, ya que estos acuerdos suelen resultar en mutuo beneficio porque a la vez que mejoran la imagen de la corporación, ayudan a realizar acciones necesarias para el bienestar del planeta.

Para las empresas, la consideración de la sostenibilidad se está convirtiendo cada vez más en una parte indispensable de su orientación estratégica, ya que esta conlleva un enorme potencial para las mismas. Las corporaciones deberían utilizar su actividad principal y las economías de escala asociadas para lograr tanto efectos positivos en la sociedad como ventajas competitivas. Sea cual sea tu sector, apostar por la sostenibilidad es apostar por el futuro de tu empresa y de la sociedad.

¡Para acceder a más artículos que podrían ser de tu interés, inscríbete a nuestra Newsletter!

INSCRÍBETE

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible