La salud mental: nueva estrategia del éxito profesional
Es un hecho innegable que vivimos en una sociedad altamente competitiva, especialmente en el mundo laboral. Son muchos los que se preguntan qué deben hacer para ser exitosos profesionalmente; pero existe una pregunta más importante aún: ¿Qué es para nosotros el éxito profesional?

Y es que aunque pueda parecer que existe una única respuesta universal, la realidad es que hay tantas respuestas como personas, ya que cada uno de nosotros percibimos el éxito de manera diferente.

Aún así, sí que existen unas cualidades comunes para conseguir nuestros objetivos, como por ejemplo, saber establecer correctamente las metas, estar atento a nuevas oportunidades, ser constante y comprometido, superar los miedos que aparezcan por el camino, saber gestionar el estrés o confiar en uno mismo, entre muchos otros.

Teniendo en cuenta todo esto, es fácil percatarse de que existe un error común cuando hablamos de conseguir el éxito profesional, y es que la mayoría de las veces se relaciona solamente con el trabajo. Nos centramos en la cultura del esfuerzo, dejando de lado muchos aspectos igual, o más importantes, como el desarrollo personal, la inteligencia emocional  o la salud mental, factores que están totalmente vinculados a nuestra vida profesional.

La OMS define la salud mental como un estado de bienestar físico, mental y social. Acogiéndonos a esta definición, y haciendo referencia a las secuelas que la pandemia nos ha dejado, son muchas las personas que actualmente no disfrutan de una buena salud mental, lo cual les perjudica en su autoestima, es su toma de decisiones, e incluso en el desempeño de sus propias capacidades. 

“Tener calidad personal a nivel de autoestima nos permite tomarnos los acontecimientos estresantes de la vida profesional con mayor serenidad y confianza, desde la certeza de que somos capaces. Una persona que goza de autoestima sana sabe trabajar en equipo y lo disfruta. Se enfoca más en la cooperación y la colaboración”.

Natalia Zamora, psicóloga

Por ello, muchas compañías líderes, entre ellas Starbucks o Johnson &Johnson, empiezan a focalizarse en la salud mental de sus trabajadores como una estrategia de éxito. Saben que invertir en salud mental les ofrece un retorno de la inversión mucho mayor, ya que si sus trabajadores se sienten bien, podrán producir más y mejor.

La pandemia ha generado un gran cambio social respecto a la importancia que le damos a la salud mental en nuestras vidas. Si hasta ahora hemos girado entorno a la cultura del éxito y la competitividad, olvidándonos de aspectos más humanos, esperemos que esta nueva perspectiva nos haga girar entorno a la salud mental, la inteligencia emocional y el bienestar de las personas.

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible