La innovación acelerada: ¿una ventaja competitiva o un problema?
La velocidad se ha considerado durante mucho tiempo como una marca registrada de las empresas innovadoras; quizá sea el momento de adoptar un enfoque diferente.

Vivimos en una época en la que esperamos que todo sea rápido, nos hemos acostumbrado a la instantaniedad y hemos perdido el don de la paciencia. Vivimos nuestras vidas a una velocidad acelerada y esperamos que todo nuestro alrededor nos siga el ritmo. La velocidad se ha convertido en sinonimo de éxito: alabamos al corredor más rápido, ansiamos los coches de carreras más veloces, esperamos el servicio más instantáneo y exigimos el Wi-Fi más rápido. Pero, ¿por qué nos entusiasma tanto la velocidad? ¿Y acaso el primero o el más rápido es siempre el mejor?

Los psicólogos y filósofos creen que, como humanos, somos adictos a la dopamina que se libera con los picos de adrenalina cuando nos ponemos en situación de lucha o huida. Y que la invención del automóvil nos ha dado una muestra de la velocidad que anhelamos intrínsecamente. Y no es diferente en el mundo de los negocios. La velocidad y la innovación se han convertido en la clave del éxito y los emprendedores de hoy en dia tienen como objetivo ser los primeros en hacer lo que no ha hecho nadie antes.

Esta filosofia también la comparten las empresas, quienes compiten en el mercado para mantener su posición o para desbancar a los de primera línea, però esta cultura de la instantanedad presenta un problema: ya no nos conformamos con nada. Ya nada nos sorprende ni nos impacta, años atrás, una nueva invención generaba un gran impacto en la sociedad y hacia história. Hoy en dia, diariamente nos encontramos con innovaciónes que no revolucionan, todos los emprendedores buscan generar esa revolución que generarón otros antes que ellos peró hoy en dia es más dificil impactar de lo que era entonces. Además, en este acelerado ritmo de innovación encontramos cantidad de proyectos y productos que no solucionan realmente ningún problema, generan sensación temporalmente por su originalidad pero desaparecen en cuestión de semanas o meses.

Aquí tres ejemplos de innovaciónes que han fracasado por querer innovar demasiado deprisa:

  • Innovación antes de tiempo

Probablemente uno de los lanzamientos más infames «antes de tiempo» fue el EV-1 de General Motors, un coche eléctrico que salió a la venta en 1996, cuando el mercado (y la infraestructura) no estaba en condiciones de acoger esta nueva innovación. Al final, sólo se fabricaron 2.500 vehículos y el plus se retiró (literalmente) en 1999. ¿Podria General Motos haber sido el actual Tesla si hubiera sabido esperar su momento?

15 años sin el General Motors EV1, la desaparición del coche eléctrico que  hizo que Elon Musk fundara Tesla | Diariomotor
  • Errores de velocidad

Al innovar demasiado rápido, también te expones a cometer errores. Por ejemplo, WeWork, que vendió un concepto de espacio de coworking que cambiaría el mundo, sin detenerse a medir si el modelo seguía estando óptimamente posicionado para ganar.

La crisis de WeWork llega a Barcelona
  • Muerte por pivotaje

Todo el mundo habla de las empresas que han fracasado por estancamiento y por no innovar lo suficiente. ¿Pero qué pasa con las empresas que han cambiado demasiado rápido por ser demasiado reactivas?

Flowtab era una gran idea en teoría; permitía a los clientes de los bares pedir y pagar las bebidas rápidamente, utilizando sus smartphones, con una tableta central en la barra que gestionaba los pedidos. Por desgracia, ni los bares ni los clientes querían pagar más por este servicio. Así que Flowtab intentó dar un giro para vender publicidad a los productores de alcohol. Después de fracasar, intentaron un nuevo giro, dirigiéndose a los estadios deportivos, pero otro competidor ya se le había adelantado.

What Happened to Flowtab, the Bar & Nightclub Ordering App?

Si te ha gustado este artículo, estáte atento a nuestro blog para conocer próximamente los trucos para la desaceleración de la innovación.

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible