La digitalización ya no es una opción
En el caso de las empresas más pequeñas o locales, probablemente esta transformación no tenga un papel tan imprescindible, pero en cualquier empresa de tamaño medio y que compita en un entorno más global, la capacidad de adaptación supone un factor decisivo y diferencial dentro del desarrollo y del éxito de ésta.

El entorno actual de los negocios evoluciona muy rápidamente, así como los cambios y la integración por parte de los usuarios, por lo que la adaptación a éstos por parte la empresa es esencial. En este contexto, es importante mantenerse informado y desarrollar estrategias para detectar nuevas oportunidades o amenazas del entorno.

Hay muchos sectores que estaban bastante acomodados y que ven como el mundo digital ha hecho tambalear sus bases. Este fenómeno ha afectado a empresas relacionadas con la prensa, la fotografía, el mundo audiovisual (incluidos el cine o la música), las agencias de viajes o incluso la banca. Estas empresas han tenido que replantearse su desarrollo y sus modelos de negocio, reinventarse y buscar nuevas oportunidades en el entorno digital.

La mayoría de los consumidores ha integrado rápidamente los cambios, lo que ha obligado a las empresas a adaptar a toda velocidad y de manera casi natural sus estrategias de marketing y de comunicación en general.

El poder de los individuos obliga a las empresas a integrar lo que llamamos una «escucha activa» de todo el contenido digital que se genera en torno a los diferentes productos, marcas, personas o empresas. Esta escucha nos permite no sólo evaluar el estado de la reputación digital (y trabajarla, en algunos casos), sino también tener más en cuenta al individuo a lo largo de todo el proceso productivo.

Personas Que Trabajan Frente A La Computadora

A nivel operativo, también son muchos los cambios que se han ido integrando orgánicamente, ya que el ahorro de costes y de eficiencia es especialmente notable. Aquí destacamos la comunicación a nivel global (correos electrónicos, llamadas por Internet o sistemas de mensajería internos).Todo esto ha permitido mecanizar, automatizar y generar instantaneidad en muchas tareas y departamentos.

En otras áreas esta evolución no se integra tan fácilmente, ya que requiere un cambio conceptual importante. En algunos casos, hasta un nivel de conocimiento más avanzado. Destacamos aquí el papel de los recursos humanos, en particular del liderazgo. Es esencial que los líderes sean los motores de este cambio y se aseguren de contar con los apoyos y recursos necesarios.

Para muchos empleados, la adaptación a esta nueva era no es sencilla, ya que requiere de una serie de nuevas competencias y habilidades. Incluida una gran capacidad de adaptación al cambio y al aprendizaje continuo. En estos casos, es importante contar con departamentos de RRHH que faciliten este proceso, formando a quienes más lo necesiten, reorientando a cada empleado y trabajando en la anticipación a las nuevas necesidades.

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible