La digitalización de las empresas y lo que ocurre cuando te quedas atrás
Estamos ante un cambio paradigmático en nuestra forma de trabajar, relacionarnos y sobre todo comunicarnos. Estamos ante el momento ideal para avanzar hasta una completa digitalización, desde los más jóvenes, nativos digitales desde los primeros meses de vida, hasta los mayores, que con mayor o menor fortuna, han sido introducidos en la comunicación digital. Y tiene mérito.

Que el coronavirus está suponiendo un punto de inflexión y un desafío en el ámbito profesional, no es ninguna novedad. ¿A caso no ha sido el artífice de un año que marcará un antes y después? ¿Un año que ha puesto a prueba las compañías para saber si estaban listas para teletrabajar y si la digitalización era una prioridad para ellas? ¿De saber si en realidad confiamos en los trabajadores? 

En definitiva, a lo que vamos, si es verdad que las corporaciones promueven que los miembros de una organización puedan conciliar la vida personal con la profesional y que no exista el síndrome de la silla caliente o presentismo laboral. Estamos ante un cambio paradigmático en nuestra forma de trabajar, relacionarnos y sobre todo comunicarnos. Estamos ante el momento ideal para avanzar hasta una completa digitalización, desde los más jóvenes, nativos digitales desde los primeros meses de vida, hasta los mayores, que con mayor o menor fortuna, han sido introducidos en la comunicación digital. Y tiene mérito.

Cuando te has quedado atrás con la digitalización: el caso de Primark

Con la propagación del coronavirus, las compañías basadas en la moda y el retail han visto bajar las persianas de sus establecimientos y caer sus ventas hasta límites que jamás hubieran podido sospechar. El comercio online ha sido el único canal capaz de sobrevivir, aunque lejos de sus números habituales. Ante un confinamiento de semanas por parte de la población, el ocio, las manualidades y la comida, han ido por delante. ¿Quién gastará dinero en ropa y calzado si no puede salir? ¿Cuántos de los que estamos leyendo este artículo hemos gastado un céntimo en ropa para primavera, si apenas la hemos podido gozar? 

«El ocio, las manualidades y la comida han ido por delante en la etapa de confinamiento»

No obstante, compañías como Zara, El Corte Inglés y Mango han seguido con su actividad a través de su canal digital, evidentemente sin los beneficios de años atrás, pero que han sobrellevado la situación como han podido. Sin embargo, hay compañías que pese a gozar de gran popularidad en sus tiendas físicas se han quedado atrás. Este es el caso de Primark.

La cadena de ropa irlandesa, que tenía previsto abrir macrotiendas en España en abril, ha visto disminuir a cero sus ventas desde que se decretó el estado de alarma a mediados de marzo. En aquellos momentos, disponía y dispone de un catálogo online en el que podemos ver parte de su colección, tal como comenta Trendencias, pero que nos dirige a descubrir cuáles son los productos en sus establecimientos y que, evidentemente, estaban cerrados. Y, ¿ahora qué?

Somos conscientes que regresar a los números pre-coronavirus ante la fase de desconfinamiento será un largo y duro camino. Y tenemos que pensar en posibles brotes, como el que señalan los expertos españoles y que puede tener lugar en octubre, con su pico en Navidad. 

«Regresar a los números pre-coronavirus ante la fase de desconfinamiento será un largo y duro camino»

Existen motivos más que suficientes para apostar por la digitalización. Ya sea por impedimentos del coronavirus (que nos ha dado una auténtica lección) o por ahorrar costes, mejorar la relación entre empleados y satisfacer a nuestros consumidores. Tenemos deberes para avanzar en la digitalización permanente de los negocios, especialmente en las pymes y autónomos. Y, sobre todo, en grandes compañías como Primark. La ropa y complementos low-cost, dirigidos a un ámplio sector de la población, son y serán imprescindibles. 

Sectores como la telemedicina, e-health, entretenimiento, tecnología aplicada a corporaciones logísticas o industriales son temáticas donde claramente hemos decidido invertir desde Oryon Universal. Ahora es el momento para ir más allá, apostar por la digitalización, ya que no sirve ninguna excusa. Además, tenemos ante nuestras manos los recursos necesarios (e inimaginables) para llevarlo a cabo. 

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible