Expertos del ámbito de la innovación sanitaria han asegurado que la crisis del coronavirus ha acelerado todos los procesos del mundo de la salud digital en nuestro país y ha supuesto una nueva ventana de oportunidades para implementar innovaciones tecnológicas en el sector, tras un año en el que la pandemia ha contagiado a más de 97 millones de personas y ha dejado más de dos millones de muertos en todo mundo.

La covid-19 ha sido un revulsivo que ha hecho acelerar los procesos y se ha convertido en una oportunidad” aseguró Salomé de Cambra, cofundadora de WA4STEAM, durante la mesa redonda online sobre innovación en salud organizada ayer por Oryon Universal en la que se destacó, a su vez, el desarrollo de la vacuna en tiempo récord como el ejemplo más claro de innovación durante la crisis sanitaria.

En esta línea, Josep Cardona, CEO de Onalabs expuso que “el hecho de permitir visitas no presenciales evitando a los sanitarios tener que ir a los domicilios con tanta frecuencia y disminuir el uso de epis se está valorando muy positivamente” e hizo hincapié en que de no ser por la pandemia habría llevado muchos años poner el concepto de salud digital en el primer plano que ahora ocupa. 

En 2025 el hogar será el lugar habitual para el cuidado y seguimiento rutinario de la salud y los hospitales estarán reservados para el tratamiento especializado en traumatología y emergencias, de esta forma más del 70% de los españoles harán consultas por videollamada, según datos de un estudio de Deloitte. Con este pretexto Fernando Ochoa, CEO de Meeting Campus, afirmó rotundamente la evidencia de que “la telemedicina ya no es una tendencia ni un futuro sino el presente” y resatló la revolución que ha significado la aparición de nuevos factores tecnológicos en lo que a formación sanitaria se refiere, “existe un boom exponencial en toda la educación y congresos de medicina vía online que incluyen innovaciones tan útiles en este sector como la realidad aumentada, la realidad virtual o el big data”.

La jornada recalcó también el proceso de adaptación a estas nuevas prácticas sanitarias que han vivido los pacientes y la importancia que tiene el “cambio generacional” que se está produciendo en la pérdida de miedo a las nuevas tecnologías. Aunque “ya existían muchas soluciones en el campo de salud e innovación, la gente era bastante reacia a probarlas porque no las entendía, quizá por un problema de educación”, explicó Aline Noizet, CIO en Barcelona Health Hub, sin embargo “la covid ha forzado a las personas probar estas soluciones y ahora está mucho más abierta a su uso”.