Crisis financiera de 2008: punto de partida de las startups que cambiaron las reglas del juego
Hace 12 años la burbuja financiera pinchó y con ella el sistema se desmoronó. El paro subió como la espuma, los ingresos del estado cayeron y las empresas cerraron.

¿Cuántas veces hemos comparado lo que estamos viviendo con todo lo que sucedió en 2008? ¿Cuántas veces hemos utilizado la frase «una crisis es la oportunidad perfecta para reinventarse»? Evidentemente, como todo lema, es fácil de decir, pero difícil de llevar a cabo. Y más si hay muchos puestos de trabajo en juego, planes de negocio, inversión e incertidumbres. ¿Y si la decisión que hemos tomado es arriesgada? ¿Y si deberíamos pensar más a largo plazo aunque ahora tengamos pérdidas? ¿Podré aguantar?

Y es justo en estos momentos en los que me gustaría comparar la situación actual con la de 2008. Hace 12 años la burbuja financiera pinchó y con ella el sistema se desmoronó. El paro subió como la espuma, los ingresos del estado cayeron y las empresas cerraron.  

«El paro subió como la espuma, los ingresos del estado cayeron y las empresas cerraron»

No obstante, cuando todo iba a peor, algunos emprendedores ante una crisis que nos llegó por sorpresa, fundaron algunas de las compañías más importantes que conocemos. ¿Acaso nos podemos imaginar sin Whatsapp? Otros ejemplos parecidos son Uber, Airbnb, Instagram, Spotify o Slack. Esta última, con el impulso del teletrabajo debido a la pandemia del coronavirus, ha visto un aumento de usuarios registrados muy notorio. O Instagram, que tres años después, fue aquirida por Facebook por 1 billón de dólares. Increíble. La operación fue en efectivo y con acciones, un precio que fue muy criticado en ese momento por ser demasiado alto, pero que ahora la mayoría reconoce que probablemente fue una ganga, entre las que me incluyo.

«El caso de Instagram es increíble. Fue adquirida por Facebook por 1 billón de dólares»

Otro aspecto que me gusta comentar es el caso de Spotify. Esta compañía, que nació el 2008 en Suecia, se encontraba con un mercado, el de la música, complicado y en pleno auge de la piratería. Su propuesta fue crear un servicio que fuera mejor que el de la piratería y al mismo tiempo compensara a la industria de la música. Un win-win para las discográficas y los usuarios, que cuenta con más de 200 millones. Y por solo 10 euros mensuales.

«La propuesta de valor de Spotify: crear un servicio mejor que el de la piratería y al mismo tiempo compensar a la industria de la música»

Para terminar, la lógica nos dice que los efectos que está provocando el coronavirus, dentro de la catástrofe, no parecen del todo malas noticias para una parte importante del sector tecnológico/digital. En un periodo de reclusión y confinamiento, como el que hemos pasado y nos espera con los posibles rebrotes, es a priori positivo para los asuntos de primera necesidad: teletrabajo, formarnos, atención médica, comprar y, sobre todo: entretenernos. Casos como el de Nannyfy, que hemos comentado anteriormente en nuestro blog, son el paradigma perfecto de reinvención.

Esta crisis puede tener elementos en común con la de 2008, pero tenemos unos recursos tecnológicos increíbles (e inimaginables) para hacer frente a una pandemia que jamás hubiéramos podido soñar, ni en nuestras peores pesadillas. No sin estas características, evidentemente. De Wuhan (China) al mundo, sin olvidarnos ningún país. Todos y todas lo hemos sufrido. A pesar de ello, cada crisis es un aprendizaje y, aunque estoy convencida que aún no hemos cerrado la de 2008, podemos hacer frente a cualquier imprevisto. Todo sea por nuestro bienestar y mejor calidad de vida, que nos lo merecemos más que nunca.

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible