Cómo innovar en tu vida diaria en 4 pasos
La innovación es una palabra que en los últimos diez años ha ido ganando más protagonismo que nunca pero que sigue suponiendo un reto para algunos y un riesgo para otros tantos quienes la perciben como una amenaza .

Es bien sabido que las empresas que no innovan corren el riesgo de desaparecer o de estancarse y que la competencia les pase por delante. Este ha sido el caso de empresas de larga trayectoria como Polaroid, Blockbuster y Borders en los últimos diez años. Pero, ¿cómo podemos cada uno incorporar la innovación y el pensamiento creativo a nuestra vida laboral cotidiana, sin dejar de mantener el ritmo acelerado con el que se trabaja actualmente? En este artículo, responderemos a esta pregunta con 4 sencillos pasos.

1. Empezar desde abajo, pero apuntar alto.

Las palabras «cambio» e «innovación» pueden infundir miedo a quienes se sienten demasiado cómodos en su rutina de trabajo. Para los que dudan en lanzarse a lo más profundo, empezar con pequeñas innovaciones e ideas puede ser una excelente transición, ya que son mucho menos desalentadoras y más fáciles de aplicar. Se pueden introducir cambios más pequeños y graduales antes de pasar a las innovaciones más disruptivas y transformadoras.

Pongamos esto en contexto por un momento pensando en la política de correo electrónico de su oficina. Para una empresa que quiera reducir el tamaño de los buzones de correo electrónico de los empleados, un gran cambio sería prohibir los correos electrónicos internos y obligar a la gente a utilizar un sitio web de colaboración social en su lugar. Un cambio menor sería pedir a los empleados que sólo envíen correos electrónicos a las personas que necesitan verlos, en lugar de enviar correos masivos a todo su equipo. La introducción de pequeños cambios como este puede marcar una diferencia real, pero también servir de trampolín para llegar a ideas más grandes y transformadoras. Del mismo modo, una vez que los trabajadores se den cuenta de las ventajas de los cambios graduales, es probable que se resistan menos a los de mayor envergadura.

2. Fomenta la conversación y la colaboración.

A pesar de llevar años perfeccionando las técnicas profesionales, es habitual que los empleados que no se sienten escuchados o valorados dejen de intentar proponer mejoras o cambios y pasen a centrarse única y exclusivamente en la ejecución de sus tareas, pero este es precisamente el problema que debemos evitar.

Las empresas deben aprender a escuchar a sus trabajadores, clientes, proveedores y consumidores para no desperdiciar talento, hay que ver a los trabajadores como más que simples ejecutores de ordenes sino como profesionales conocedores de la empresa capaces de tener grandes ideas para producir grandes mejoras e incluso lanzar tu empresa al éxito tan ansiado. Cuantas más personas contribuyan, más poder tendrás para generar y desarrollar grandes ideas. Empresas de consultoría como Accenture, PwC y KPMG han construido negocios exitosos sobre esta premisa.

3. Acepte el fracaso y fomente el riesgo.

“La forma más rápida de acabar con la creatividad es institucionalizar una cultura empresarial que castigue el fracaso”.

Los entornos de trabajo que acogen las decisiones valientes y las ideas inusuales, tanto si funcionan a la primera como si no, han sido la clave del éxito de muchos de los nombres más conocidos de la actualidad. La filosofía que guía a Mark Zuckerberg, el «Hacker Way», anima abiertamente a los empleados de Facebook a «tomar decisiones audaces, incluso si eso significa equivocarse algunas veces. Con las últimas cifras que muestran que la recuperación económica mundial sigue siendo cualquier cosa menos estable, y las empresas se esfuerzan aún más por innovar en su camino hacia el éxito, ahora es sin duda el momento de aceptar el fracaso y asumir riesgos calculados.

4. Involucrar al resto de la empresa.

La necesidad de innovar y pensar de forma creativa es un problema que afecta a todos los departamentos, pero en el que con demasiada frecuencia sólo trabaja un pequeño grupo de personas. Además, los esfuerzos de innovación tienden a ser mal comunicados en toda la empresa. Tanto si su empresa ya cuenta con un equipo de innovación dedicado como si está empezando a considerar la necesidad de uno, establecer un protocolo de comunicación en torno a la ideación, el crowdsourcing y la implementación es un componente crítico del éxito. Como se ha mencionado anteriormente, es posible empezar con algo pequeño si es necesario, quizás mediante una reunión mensual con representantes de cada departamento para debatir y compartir las mejores prácticas y los nuevos proyectos.

En Oryon Universal aplicamos estas 4 claves en nuestro día a día para promover un ambiente creativo y colaborativo que contribuya a obtener los mejores resultados para beneficio de todos. Al integrar la innovación, el pensamiento creativo y la colaboración en el núcleo de su empresa, y añadirlo a las actividades laborales diarias y a las de tu equipo, estás añadiendo un valor a tu empresa y además facilitando y optimizando la realización de tareas, la ejecución de proyectos con éxito y la consecución de propios hitos y objetivos profesionales.

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible