3 ideas falsas sobre el emprendimiento
Hay infinidad de ideas falsas sobre emprender que de tanto repetirse se han convertido en una suerte de verdad absoluta incuestionable. La realidad, no obstante, es que muchos de estos “mantras” irrefutables no son siempre acertados.

Y es que si bien algunos creen que están dando “buenos consejos”, en realidad lo que están haciendo es transmitir ideas erróneas y preconcebidas que se han propagado sin control y sólo logran demorar el emprendimiento de personas talentosas con propuestas de valor atractivas.

Hoy, en Oryon Universal, para arrojar un poco de luz sobre este asunto, hemos hecho una pequeña recopilación con las 3 falsas ideas sobre emprender más repetidas y cacareadas. Presta atención:

1. Un producto “perfecto” es la clave del éxito

Históricamente se creía que el producto era el centro de todo el emprendimiento, por lo que se enfocaba todo el proceso en el desarrollo del producto, invirtiendo mucho tiempo y dinero en la planificación de cada detalle del mismo. Sin embargo, no existe producto alguno, por más “perfecto” que sea, que pueda asegurarnos el éxito en el mercado.

Resulta mucho más acertado preocuparse por el desarrollo de clientes y de estrategias de mercado que logren posicionar correctamente el producto dentro de nuestro público objetivo. De este modo estamos trabajando analíticamente y con un verdadero plan de negocios.

2. Un plan de negocios siempre dice la verdad

Es necesario comprender que un buen plan de negocios no siempre es sinónimo de buen negocio. No existe ninguna fórmula secreta que garantice el éxito en el mercado.

Por más que des lo mejor de ti y pongas todo tu empeño en que tu negocio funcione, nunca podrás saber qué sucederá en 3, 5 o 10 años. Por lo tanto, deja de pensar en un plan de negocios como una manera de predecir el futuro y aprende a verlo como un modelo de lo que esperas conseguir con tu proyecto.

3. Sin una gran suma dinero no puedes emprender

Es cierto que muchas veces se necesita capital para llevar a cabo un proyecto emprendedor, especialmente si este requiere de desarrollo tecnológico o grandes gastos operativos. Sin embargo, eso no significa que debas renunciar a tu idea y dejarla de lado. Todo lo contrario. No hay que utilizar la falta de grandes sumas de dinero como pretexto para no emprender, sino encontrar la manera más adecuada de desarrollar tu propuesta de valor sin tanto presupuesto.

Un buen ejemplo, es apostar por modelos de negocio como el Tech 4 Equity, que te permiten ahorrar dinero y “desentenderte” de la parte tecnológica para centrarte en hacer crecer tu proyecto. .

¿Qué te parecen estas falsas ideas repetidas hasta la saciedad? ¿Estás de acuerdo? Comparte tu opinión con nosotros. Te leemos.

More
articles

¿Quieres saber más?

Innovamos con éxito

¡Contáctanos!
Te responderemos lo antes posible